Ventiladores de techo y su eficiencia energética

Los ventiladores de techo ofrecen muchas ventajas respecto a los climatizadores convencionales, a pesar de no poseer sistema de refrigeración. Empezando porque pueden hacerte ahorrar energía en hasta 70%. Además, encontrarás otros beneficios como el hecho de que los ventiladores son extremadamente silenciosos, dependiendo del modelo seleccionado, los motores son ligeros y compactos, y tienen un alcance de ventilación mayor.

Los ventiladores de techo silenciosos se caracteriza por poseer aspas que empiezan a girar a determinadas revoluciones por minuto. Dependiendo de su tamaño, puedes seleccionar uno u otro para el dormitorio y la oficina, u otras áreas de la casa. Todo esto en complemento con el funcionamiento completo del motor, determinan la eficiencia energética que tendrá el aparato. Es por ello que en las siguientes líneas explicaremos parte de la normativa que está relacionada con este aspecto tan importante.

Eficiencia energética de los ventiladores de techo

En Europa, está establecido un marco para el Etiquetado Energético de los aparatos de consumo que puedan encontrarse en una vivienda. Pero también existen otras regiones que establecen sus propios parámetros y normativas. Específicamente el reglamento de la unión europea 2017/1369 está relacionado con los aparatos que consumen energía eléctrica, tal y como es el caso de los ventiladores de techo.

Esta normativa establece que la etiqueta energética deberá poseer el nombre del fabricante, el modelo del producto, la clase de eficiencia energética del modelo correspondiente, las letras y los colores identificativos, la calidad máxima a 100Pa, el sonido irradiado del producto, el tipo de sistema que representa (simple flujo o doble flujo), y el período de referencia.

Esta etiqueta es de máxima importancia porque te dice exactamente cuán eficiente es el aparato que vas a comprar. Es un valor que está relacionado directamente con el consumo de ahorro energético. Y en la etiqueta no solamente verás los colores desde el rojo al verde, que representan el menos y más eficiente respectivamente. Sino, que además, se considera el tema del ruido y otros detalles. Para saber más, puedes consultar detalles aprendiendo sobre estos ventiladores de techo con mando a distancia.

Consumo de los ventiladores de techo

La mayoría de los ventiladores tienen un consumo promedio no mayor a 150 W. Pero en el caso específico de los ventiladores de techo, a baja velocidad pueden consumir entre 15 y 30 w. Mientras que a media velocidad tienen un consumo entre 30 y 50 w, y a una velocidad mayor pueden alcanzar hasta 100 W.

No obstante, si comparamos todos estos valores con los climatizadores en general, los aparatos de aire acondicionado pueden alcanzar un consumo al día de 20,88 kWh, mientras que un ventilador de techo alcanzaría 1,44 kWh aproximadamente. Ahora sabes valer la gran diferencia y el máximo beneficio. Sin embargo, debes tener en cuenta que la eficiencia energética guarda estricta relación con estos valores, ya que mientras más eficiente sea un aparato, menor es el consumo. Y estos valores mencionados representan aparatos estándar, sin calificación A+.

Generar mayor flujo de aire sin aumentar el consumo

Existen dos estrategias que te pueden ayudar a incrementar el movimiento de aire. La primera de ellas se trata de aumentar la velocidad del ventilador, lo que conllevaría a un consumo de energía superior. No obstante, puedes optar por incrementar el tamaño del aspa, que aunque aumenta el consumo de energía, la comparación es menor en comparación con el primer caso.

Conclusiones

Estar atento a la eficiencia energética de un producto es fundamental, los ventiladores de techo no escapan de esta realidad. Si decides adquirir cualquier modelo, intenta comprar un producto que tenga la mayor eficiencia energética posible, ya que de esta forma trabajará de mejor manera, y disminuirá el consumo de energía eléctrica, ayudándote a ahorrar en la factura al final del mes.

También es correcto que le hagas un mantenimiento adecuado al ventilador, ya que esto te ayudará a eliminar la suciedad, evitando que la misma salga disparada por el aire, y afecte tu salud. Para ello, puedes limpiarlo del polvo y las posibles manchas, revisar las conexiones para que el ventilador. Y finalmente, puedes revisar la fijación del soporte de techo y la inclinación de las aspas.